viernes, 23 de diciembre de 2011

El caso singular de Alfredo Toro Hardy

Alfredo Toro Hardy es un venezolano de gran valor intelectual. Graduado en Leyes en la Universidad Central de Venezuela en 1973, con estudios de post- grado en París y con una maestría en Leyes de la Universidad de Pennsylvania, Alfredo Toro Hardy ha tenido una educación que no desmerece frente a la de los énarques de la administración pública francesa (los graduados de la Escuela de Administración Pública de Francia).

Su carrera diplomática ha sido larga, de unos 20 años. Entre otras posiciones importantes se incluyen las siguientes:

· Director de la Academia de Diplomacia “Pedro Gual”, Ministerio de Relaciones Exteriores, durante la presidencia de Carlos Andrés Pérez y de Rafaél Caldera.

· Embajador en Brasil (1994–1997), durante la presidencia de Rafaél Caldera

· Embajador en Chile (1997-1999), Rafaél Caldera - Hugo Chávez

· Embajador en USA (1999-2001), Hugo Chávez

· Embajador en Inglaterra (2001-2007), Hugo Chávez

· Embajador en España (2007-2009), Hugo Chávez

· Embajador en Singapore (2009- ), Hugo Chávez.

Toro Hardy ha sido profesor invitado en Princeton y la Universidad de Brasilia y Profesor “on-line” en la Universidad de Barcelona (2005-2006). Es autor o co-autor de 29 libros y de numerosos artículos académicos. Es un apreciado columnista de El Universal.

Precisamente son sus columnas de El Universal las que me han llamado la atención desde hace algún tiempo. Están invariablemente muy bien escritas, muestran profundidad y tratan, preponderantemente sobre China y/o sobre los Estados Unidos, los dos gigantes de la geopolítica de nuestros tiempos. Toro Hardy cubre mucho terreno en sus escritos, analizando los aspectos económicos, culturales y, sobretodo, políticos, de la vida de esos países.

Y, entonces, que es lo que les encuentro de negativos? Hay dos aspectos: uno menor, procedimental, otro mayor, de principios.

El menor aspecto es procedimental.

Evidentemente ATH piensa que su posición de diplomático activo, representando un país que tiene estrechas relaciones comerciales con los Estados Unidos, es compatible con la publicación de artículos abiertamente críticos, cuando no acusatorios, del sistema político imperante en ese país. Por ejemplo, en El Universal, ATH dice lo siguiente:

Estados Unidos y la Toma de Decisiones
Alfredo Toro Hardy
El Universal,
Jueves, Diciembre 22, 2011.

“En un país caracterizado por la dispersión del poder político, como lo es Estados Unidos, la mejor manera de obtener representatividad política es a través de la confluencia de intereses diversos. Los llamados "triángulos de hierro" constituyen la mayor expresión de ese fenómeno pues allí se mezclan una agencia federal con poderes regulatorios, un comité o subcomité del Congreso y un grupo de presión. En dicho triángulo la agencia regula una determinada actividad económica, el comité congresional se encarga de aprobar los fondos y de supervisar la actividad de dicha agencia y el grupo de presión -que encarna a los intereses económicos regulados- financia las carreras de los legisladores que integran el comité. Allí todos le rascan la espalda al otro en una perfecta armonía de intereses creados.....”. Y agrega: “Desde luego dichos triángulos requieren de la opacidad para funcionar”.

No se trata de establecer la justeza o no de esta descripción del sistema político estadounidense, en la cual ATH pinta tal sistema como una confabulación de intereses tribales con agendas propias, casi anti- nacionales. Se trata de preguntarnos si un embajador de Venezuela debe hablar en estos términos de una nación con la cual nuestro país mantiene estrechas relaciones diplomáticas, culturales y, muy especialmente, comerciales. No sería exagerado afirmar que, sin el aporte de los Estados Unidos, Venezuela sufriría, en corto tiempo, un colapso económico total. Entonces, es preciso preguntarnos, como se justifica este ataque público de uno de nuestros embajadores a los Estados Unidos? No es ese tipo de postura, acaso, una razón poderosa para que se acentúe el distanciamiento de Venezuela con los Estados Unidos? No es esta actitud de Toro Hardy la opuesta a lo que debería ser una labor de buscar entendimiento y mejores relaciones de Venezuela con países que son importantes para nuestro país?

En la enloquecida Venezuela de nuestro tiempo Alfredo Toro Hardy pudiera argumentar que lo que él dice en su artículo es pálido al compararlo con lo que Chávez le acaba de decir a Obama o lo que le acaba de decir al Congreso del Paraguay. En efecto, Chávez ha insultado a Obama, como insultó a Bush y a Condoleeza Rice. En términos igualmente duros se ha referido a los congresistas Paraguayos quienes se oponen a la entrada de Venezuela en Mercosur. Sin embargo, Chávez tiene una posición política por la cual paga un alto precio en términos de credibilidad y respeto internacional. Chávez dice y hace mucho que es francamente inaceptable en el mundo de las relaciones con otros países, pero ello es muy diferente a lo que un embajador profesional debería hacer. Los embajadores deben tratar de remendar el maltrecho capote de nuestra diplomacia, no contribuír a hacerlo jirones.

El mayor aspecto es de principios

La crítica hecha por ATH en sus escritos para El Universal al sistema político y económico de los Estados Unidos contrasta abiertamente con su silencio total frente a las desviaciones autoritarias y el abuso de poder de Hugo Chávez durante 14 años. La violación de los derechos humanos en Venezuela, la condena del régimen por estas violaciones hechas por organizaciones internacionales como el CIDH, Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, el alineamiento de Hugo Chávez con las dictaduras forajidas del planeta, todo ello camina en la dirección opuesta a la formación del embajador Toro Hardy, quien es un claro producto de la cultura occidental y de sus valores democráticos y liberales. ATH ha guardado silencio, lo cual equivale a aceptación, frente al acoso contra la disidencia política venezolana, frente a las transacciones financieras irregulares hechas con China, frente al trágico deterioro y hasta colapso de la economía venezolana causado por la ineptitud e improvisación del tren gubernamental armado por Chávez.

Este silencio de ATH sobre la tragedia que se desarrolla en nuestro país y su crítica sostenida a un país que relativamente exhibe mejores niveles de gobernabilidad y de libertades que el nuestro parecen representar un caso extremo de ver la astilla en el ojo ajeno pero no la viga en el propio.

Este es un caso singular

Por ello singularizamos este caso de ATH. No lo conocemos, no tenemos nada en su contra en el plano personal, pero si en contra de lo que parece ser una posición contraria a su formación académica, humanista e intelectual. En anteriores ocasiones nos preguntábamos la razón por la cual ATH permanecía subordinado a un régimen y una política internacional manejada por gente como Nicolás Maduro y Hugo Chávez. Nos hacemos de nuevo la misma pregunta y, francamente, no encontramos respuesta. El otro caso que pudiera ser singularizado, el de Roy Chaderton, es más claro y hasta más respetable. Chaderton está pasado con armas y bagajes a la causa del déspota y así lo confiesa abiertamente, en actitud desafiante y posturas musolínicas.

En muchos sentidos la posición de estos dos embajadores simboliza el desplome moral de una buena parte de la sociedad venezolana de estos tiempos, fenómeno que se repite en nuestra historia cada vez que un nuevo dictador, llámese Páez, Guzmán, Castro,  Gómez , Pérez Jiménez  o Chávez, asume el poder.

8 comentarios:

Charly dijo...

Otro chupa-bolivares tal como Chaderton.

elmo tagua dijo...

Viven un estilo de vida y quieren reflejar otro. Son unos sin vergüenza

Andrés Valencia dijo...

Que vergüenza!
Quedan esperanzas pese a todo?

Feliz Navidad!

Anónimo dijo...

Creo que Bolivar dijo algo más o menos así: "el talento sin probidad, es un azote..", aunque yo creo que esos dos personajes prefieren bailar al ritmo del dollar y no del bolivar.

Anónimo dijo...

a
ALBERT EINSTEIN DIJO:DOS COSAS SON INFINITAS: EL UNIVERSO Y LA ESTUPIDEZ HUMANA";EL PUEBLO VENEZOLANO QUE HA DESPERTADO NO SE IDENTIFICA CON ESTOS DOS y QUE DIPLOMATICOS.LOS CUALES SU ESTUPIDEZ NO TIENE LIMITES:ATH Y EL ECATOLOMANO DE CHARDERTON.NO REPRESENTAN EL ARTE DE LA CIENCIA DIPLOMATICA.

CharlesC dijo...

To be on Chavez's team, one must rip out the heart and soul and are
turned into "zombies and la munecas".

Anónimo dijo...

¿Y cuál es la sorpresa? este baboso lo que hace es jalar y jalar a ver si alguna vez el usurpador lo nombra Canciller o, al menos, lo deja en su exilio dorado comiendo caviar y bebiendo buenos vinos. No hace falta tener apellidos aristocráticos, hablar un idioma , o másademás del castellano y tener maestrías y doctorados para ser arrastrados. Ejemplos sobran y este es uno muy prominente.

Es de los peores especímenes. Traidor logrero

Anita DuMont dijo...

Alfredo Toro Hardy es un traidor a la Democracia venezolana, verguenza de su familia.
Ser chavista es sinonimo de BRUTO, IGNORANTE, GENTE SIN CULTURA.En realidad,los chavistas no han recibido la educacion para gobernar o representar a Venezuela, por lo tanto no saben lo que hacen. Muy distinto ATH, que representa y defiende la dictadura comunista/castrista/chavista sin importarle la Democracia y Libertad de Venezuela.