martes, 25 de julio de 2017

Testimonio de Thor Halvorssen en el Senado de los Estados Unidos

Este testimonio de Thor Halvorssen, presidente del Human Rights Foundation y Coordinador del Oslo Freedom Forum, se refiere a una empresa llamada Fusión GPS, la cual  trabaja o trabajaba para Derwick Associates, empresa contratista de PDVSA. Por considerar su contenido de suma importancia para el análisis de la industria petrolera venezolana, lo transcribimos abajo en su totalidad:

Testimonio de Thor Halvorssen ante el Comité Judicial del Senado de los Estados Unidos

Presidente Grassley, Miembro de Rango Feinstein y distinguidos miembros:
 
Gracias por la oportunidad de proveer mi testimonio sobre Fusion GPS, su papel en un caso de corrupción multimillonario que beneficia al régimen venezolano, y cómo esta empresa viola la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA, por sus siglas en inglés).
 
Mi nombre es Thor Halvorssen, y soy Presidente y Director Ejecutivo de Human Rights Foundation (HRF), una organización de derechos humanos con sede en Nueva York. HRF es una organización internacional de doce años que se centra en la defensa de derechos civiles y políticos en países autoritarios. Los miembros fundadores de HRF incluyen el Premio Nobel de la Paz Elie Wiesel, el expresidente checo Václav Havel, el embajador ante la ONU Armando Valladares, y el campeón de ajedrez Garry Kasparov, entre otros destacados contribuyentes a la promoción de los derechos humanos. Además de mi papel en HRF, soy el fundador y director ejecutivo del Oslo Freedom Forum, una conferencia internacional que reúne a los individuos que lideran la lucha no-violenta contra las dictaduras en todo el mundo. De particular relevancia para este testimonio, soy investigador de mucho tiempo con escritos publicados sobre la intersección entre la corrupción y las violaciones de derechos humanos.
 
En 2012 empecé a investigar un escándalo de corrupción en Venezuela que involucraba bancos, empresas e incluso tribunales de Estados Unidos. Esta historia debería haber recibido una amplia cobertura en las portadas de los periódicos de Estados Unidos. Fusion GPS, sin embargo, fue contratado para eliminar estas historias. A pesar de que estaba claramente actuando como agente de relaciones públicas en nombre de un cliente extranjero, Fusion GPS no estaba registrado bajo FARA y se le permitió participar en actividades nefastas sin ningún tipo de escrutinio público.
 
El gobierno venezolano adjudicó doce contratos de centrales eléctricas a Derwick Associates (Derwick), una empresa de Barbados sin experiencia previa en adquisiciones y construcción. Los fundadores de Derwick eran venezolanos de veintitantos años. No tenían capital, ni antecedentes de ingeniería y sin experiencia laboral relevante. Lo que sí tenían era una buena disposición para pagar cientos de millones de dólares en coimas y sobornos a funcionarios del gobierno de Chávez. Derwick obtuvo las turbinas para las centrales eléctricas de un intermediario especializado en devorar las plantas chatarra de todo el mundo, incluido en Tanzania, Qatar y China. Otras partes llegaron incluso de plantas de energía desmanteladas décadas atrás en California y Mississippi. Derwick cobró demás al gobierno venezolano por este equipo de segunda mano (mucho más de lo que el nuevo equipo habría costado) y contrató a otras compañías para hacer el trabajo de construcción. Se llevaron la nata del negocio y cobraron al Estado venezolano más de $2 mil millones de dólares en sobreprecio.
 
Todos los directores de Derwick, Leopoldo Betancourt-López, Pedro Trebbau-López, Francisco Convit-Guruceaga, Edgar Romero-Lazo, Domingo Guzmán-López y Francisco D'Agostino-Casado, tienen casas en Estados Unidos. Ellos blanquearon la mayor parte de los fondos robados a través de J.P. Morgan, y pagaron la mayoría de los sobornos a través de Banca Privada d’Andorra, donde establecieron cuentas para funcionarios del gobierno venezolano en el gabinete de Chávez. Estas cuentas bancarias andorranas se convirtieron posteriormente en el objeto de una investigación a cargo de la fiscalía española. Un escándalo público se produjo en España y esto llevó a que en 2015 el banco andorrano sea designado como de "preocupación primaria de lavado de dinero" por la Red de Control de Crímenes Financieros del Tesoro de Estados Unidos (FinCEN, por sus siglas en inglés).
 
Los directores de Derwick continúan operando con impunidad en Venezuela y en Estados Unidos bajo los auspicios del gobierno de Maduro. El Estado venezolano provee el aparato de seguridad a Derwick, y PDVSA, la petrolera estatal venezolana, les ha otorgado importantes concesiones de petróleo y gas. Según reportes, Derwick está siendo investigada por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), el Fiscal de Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York, el Departamento del Tesoro, el Fiscal de Distrito de Nueva York y la Agencia Antinarcóticos de EEUU (DEA, por sus siglas en inglés).
 
Derwick ha robado más de diez veces la cantidad involucrada en el infame caso de corrupción FIFA 2015 y varias veces más que el robo de impuestos en Rusia que llevó al asesinato de Sergey Magnitsky. Sin embargo, no ha habido casi ninguna cobertura de los medios estadounidenses sobre el caso de Derwick, y las investigaciones oficiales de Derwick se encuentran prácticamente estancadas. Una de las razones clave para esto ha sido el trabajo remunerado de Fusion GPS.
 
En 2014 Fusion GPS comenzó a trabajar en representación de Derwick para asegurarse de que la evidencia de sus crímenes y la narración de su espectacular robo nunca aparecería en los medios de comunicación. Los medios de comunicación eran una amenaza significativa para los dueños de Derwick porque, a pesar de que las instituciones oficiales ya los tenían en su radar, la exposición prominente de sus actividades en los medios sin duda habría acelerado una acusación formal. Los cofundadores de Fusion GPS, Glenn Simpson y Peter Fritsch, conocen muy bien esta situación, ya que ambos han trabajado en el Wall Street Journal por un período combinado de más de dos décadas. Durante su trabajo allí, ambos publicaron artículos que fueron la antesala de muchas investigaciones, imputaciones y arrestos penales.
 
Fusion GPS comprende muy bien cómo funcionan los medios de comunicación, cómo aniquilar una reportaje, cómo fabricar suficientes dudas para desechar una investigación periodística y qué se necesita para que un editor pida a un periodista dejar de perseguir una historia. Junto a su colega Tom Catan, el objetivo de ambos en Fusion GPS era asegurar que cualquier denunciante en el caso Derwick sufra un gran daño a su credibilidad y reputación. Fusion GPS ideó campañas de difamación, preparó expedientes que contenían información falsa, colocó cuidadosamente noticias calumniosas y, posiblemente, organizó un robo en casa de uno de los principales denunciantes. Conozco de primera mano la amplitud y la intensidad de sus actividades porque personalmente fui blanco de la ira de Fusion GPS.
 
A finales de 2013, el Wall Street Journal asignó a su corresponsal de América Latina, José de Córdoba, la investigación de los presuntos crímenes de Derwick Associates. Después de varios meses de investigación, el trabajo del Sr. De Córdoba en Derwick había producido un artículo de prensa investigativa tan convincente que estaba programado para salir en la portada. Yo era una de las fuentes principales en ese artículo.
 
Antes de publicar el artículo, el Sr. De Córdoba fue invitado a visitar Venezuela y se reunió con los directores de Derwick. El Sr. De Córdoba viajó a Caracas en julio de 2014 y fue recibido por Peter Fritsch de Fusion GPS en las oficinas de Derwick. Como ex Jefe de la oficina para América Latina en el Wall Street Journal, el Sr. Fritsch es, por supuesto, el ex supervisor de De Córdoba. El Sr. De Córdoba describió esta flagrante táctica de intimidación como algo que le hizo sentirse incómodo.
 
El Sr. Fritsch envió al Sr. De Cordoba un expediente que contenía información falsa y difamatoria sobre mí y sobre los otros denunciantes que han escrito sobre Derwick. El Sr. Fritsch también le dijo al Sr. De Córdoba que los denunciantes eran parte de una campaña de difamación pagada contra estos exitosos y honestos empresarios venezolanos. Irónicamente, en este cuento, Fritsch invirtió los papeles de su organización y las personas que denunciaban a Derwick. En verdad, Fusion GPS ha sido la responsable de una campaña de difamación y los objetivos de su campaña han sido un grupo de gente honesta que simplemente intentaba exponer la corrupción del régimen de Chávez y sus compinches de Derwick. El Sr. De Córdoba me informó que la información contenida en el expediente sobre mí no era creíble.
 
Tras su regreso a Estados Unidos, los supervisores del Sr. De Córdoba en el Wall Street Journal recibieron múltiples cartas de amenaza del abogado Adam Kaufmann, del bufete de abogados de Nueva York, Lewis Baach. El Sr. Kaufmann tiene una relación con los dueños de Fusion GPS que se remonta veinte años. El Sr. Kaufmann es el abogado que Derwick contrató para pagar los honorarios de Fusion GPS y para asegurarse de que la documentación de Fusion GPS, incluyendo todas las facturas, estaría cubierta por el secreto profesional abogado-cliente. El Wall Street Journal nunca publicó la historia sobre los crímenes de Derwick. Pero eso no es todo lo que logró Fusion GPS. Múltiples historias en varios medios de comunicación también fueron desestimadas antes de su publicación, incluso en medios prominentes como Bloomberg News y The Economist en Londres.
 
Aunque proteger a sus clientes de reportajes de investigación era una parte importante de la campaña de Fusion GPS, esto de ninguna manera fue lo único que hicieron para los compinches de Chávez. Alek Boyd, un prolífico periodista de investigación con sede en Londres, que había publicado ampliamente sobre la corrupción de Derwick, fue atacado con acusaciones falsas de ser un conocido pedófilo, un narcotraficante convicto, un ladrón de automóviles, un violador y un extorsionador. En lugar de retroceder después de que estos artículos sobre él aparecieran en internet, Boyd aumentó su escrutinio sobre Derwick. Semanas más tarde, en un crimen que aún está sin resolver, tres hombres irrumpieron en la casa de Boyd, robaron su equipo informático y colocaron fotografías de las niñas de Boyd, tomadas con teleobjetivo, en la chaqueta impermeable de este. El Sr. Boyd recibió posteriormente una carta que amenazaba de violar a sus hijas.
 
Varios meses más tarde, los señores Simpson y Fritsch continuaron con sus métodos de tierra quemada cuando contactaron a un periodista desempleado, Kenneth Silverstein, y le proporcionaron un archivo similar al que le dieron al Sr. De Córdoba. El Sr. Silverstein procedió a escribir artículos de blog injuriosos contra mí, y más de una docena de mensajes de redes sociales afirmando falsamente que sufro de una adicción a la heroína, que me enviaron a un centro de rehabilitación de drogas en Tennessee, y que Peter Thiel es mi ex pareja romántica y que financió mi supuesta rehabilitación. Repitiendo una acusación idéntica a la que hizo contra el Sr. Boyd y otros denunciantes, Silverstein me acusó falsamente de pedofilia. También escribió que he malversado donaciones para HRF, y que he asistido a eventos del trabajo drogado. Ninguna de estas terribles acusaciones tiene ninguna base en la realidad. Lo cierto es que Fusion GPS se las arregló para que estas cosas fueran publicadas y difundidas ampliamente para castigarme por ser uno de las principales denunciantes en el caso Derwick, golpeando mi credibilidad como defensor de derechos humanos. Aunque Silverstein es un partidario público e impenitente de Hugo Chávez y la dictadura de Venezuela, la evidencia también sugiere que Fritsch pagó a Silverstein y que ésta no es su primera colaboración.
 
Como dijimos, más allá del Sr. Boyd y de mí hay un puñado de otros periodistas y ciudadanos involucrados en la denuncia del caso criminal de Derwick, que también han sido objeto de las tácticas de Fusion GPS. El ex embajador de Estados Unidos en Venezuela, Otto Reich, fue objeto de una difamación de tal ferocidad que esta le llevó a presentar una demanda federal contra el Derwick, en Nueva York, bajo la Ley de Organizaciones Corruptas e Influenciadas por Actividades Ilegales (RICO, por sus siglas en inglés). Esta demanda fue recientemente desestimada por motivos jurisdiccionales. A pesar de que los acusados ​​de Derwick han viajado más de cien veces a Estados Unidos, que tienen casas en Miami y Nueva York, que poseen cuentas bancarias aquí y que dan instrucciones a Fusion GPS desde EEUU, el juez consideró que sus contactos con este país eran insuficientes para someterlos a la jurisdicción del tribunal. Pero más allá de si Derwick Associates califica como empresa criminal, abogados destacados que se especializan en temas de la Ley RICO me han sugerido que los directores de Fusion GPS también estarían operando una empresa criminal que viola la Ley RICO por realizar acciones de represalia contra los denunciantes que se han puesto en contacto con las autoridades estadounidenses.
 
Más allá de la conducta en nombre de sus clientes de vilipendiar y desacreditar a cualquier denunciante, Fusion GPS no se ha registrado bajo la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA). Los nombres de los directores de Derwick Associates han sido mencionados en el Departamento de Estado de los Estados Unidos, el Congreso de Estados Unidos y la Casa Blanca como merecedores de sanciones individuales y la imposición de una prohibición de visa. Fusion GPS, sin duda, ha intentado influir políticas en beneficio de sus clientes. Por otra parte, los directores de Derwick Associates son indistinguibles del gobierno de Venezuela en el uso y abuso que hacen del aparato de seguridad venezolano, de bases militares domésticas y de aeropuertos restringidos; en el acceso que tienen a altos funcionarios gubernamentales, incluido el Presidente Nicolás Maduro y su familia; y en la inmunidad de que gozan para estar exentos de cualquier tipo de enjuiciamiento en Venezuela por sus múltiples crímenes.
 
Distinguidos miembros: Cualquier acto de corrupción en conjunción con un gobierno dictatorial es por necesidad una acción que empodera al gobierno y le permite seguir evadiendo cualquier responsabilidad democrática y violando los derechos humanos con impunidad. Es una acción que afianza a la dictadura.
 
Los funcionarios corruptos de las dictaduras no tendrían poder alguno si no tuvieran compinches y cómplices en el mundo de los negocios, y estos cómplices, a su vez, serían aliados inútiles sin facilitadores inmorales como Fusion GPS, que están dispuestos a blanquearles los crímenes y a lucrar en el proceso. Además, quisiera señalar que aquellos de nosotros que hemos optado por exponer estos abusos de poder no somos las únicas víctimas aquí. Considere que ninguna de las plantas de energía construidas por Derwick están funcionando correctamente, lo que lleva a un enorme costo humano: los apagones son de ocurrencia diaria en toda Venezuela; Los hospitales sin electricidad dependen de linternas y teléfonos celulares para iluminar sus quirófanos; Las instalaciones de vivienda pública en las alturas requieren que los inquilinos ancianos escalen múltiples escaleras porque los ascensores no tienen energía; La comida (que ya es un recurso escaso en Venezuela) se pudre en millones de hogares porque los refrigeradores no funcionan; Miles de accidentes de tráfico plagan calles y carreteras que no tienen iluminación. Imagínense el infierno que debe ser vivir en un país donde durante varias horas al día, cada día, la población rural sufre apagones.
 
Fusion GPS no es una empresa de “investigación de adversarios políticos” o de “comunicación de crisis”. Fusion GPS es un grupo de expertos altamente remunerados que funcionan como cómplice y encubridor de los crímenes cometidos por Derwick Associates. Como tales, son en parte responsables de la actual injusticia y el sufrimiento causados ​​por las acciones de Derwick en Venezuela. Les insto a investigar las actividades en relación a Venezuela de Fusion GPS y especialmente a investigar su disposición a pagar a los periodistas a cambio de la publicación de escritos difamatorios e infundados.
 
Gracias por esta oportunidad de presentar mi testimonio al Comité.
 
 
26 de julio de 2017


Lea este comunicado en inglés aquí.
 

5 comentarios:

Jacob Sulzbach dijo...

 
El testimonio de Halvorssen ofrecerá a este país una oportunidad vital para iniciar un examen de todo el alcance de la corrupción chavista, algo que ha sido hábilmente ocultado de la vista del pueblo norteamericano durante años.

Pero lamentablemente, ya que la historia de Halvorssen no avanza los intereses de los medios de comunicación en la búsqueda de los fantasmas rusos y sus afiliaciones con la campaña Trump, no llegará a ninguna parte.
 

Anónimo dijo...

...no obstante a este testamentoso articulo blog...

...que siga la pelicula, a ver como termina...

...hay algun prognostico de occurencia no muy lejana...

...porque al acabarse el petroleo y otras riquezas, menos se termina la pelicula actual...

...como les quedo el ojo, al vender petroleo a futuro...? es algo someramente genial y malevolo...! no les parece...! que pedante, no...?



.
.
.

Anónimo dijo...

Como siempre, hay quienes critican las ideas y acciones de personas como Halvossen que conoce bien el tema de la corrupcion en Venezuela y ha trabajado por ir eliminando ese flagelo. Su CV es muy importante y le da mucho peso a sus declaraciones ante el Congreso de EE.UU. No dudo que su testimonio tendra' a la larga un impacto en las decisiones de las autoridades de EE.UU.

Anónimo dijo...

Sigo con interes el caso Thor
Halvorssen padre del muchacho. Gustavo podrias escribir un post sobre Las acusaciones falsas que se hicieron contra el en 1993? No se casi nada del tema y seguro sabes contarnos que paso. Gracias.

Anita dijo...

Gustavo, haz un post sobre la coneccion de Fusion GPS con el partido Democrata en EeUu y su coneccion tambien con la prensa como CNN, tus adorados WPost y NY Times y con la administracion Obama Cia Clapper, Nsa Brennan y Fbi Comey.
Y pensar que tu votaste por esas mierdas.